PASTORES BERNARDO GÓMEZ Y ANA MILENA CASTILLO

Como un hombre amante de la palabra de Dios y admirador del poder de Dios en su vida, así se describe Bernardo Gómez, pastor fundador de la Iglesia “Manantial de Dios” en Montería, Colombia.
La iglesia cuenta con miembros que aman y disfrutan la presencia de Dios en sus vidas, líderes comprometidos con la obra del Señor y equipos de crecimiento por edades e intereses particulares, todos unidos para hacer de la Casa del Señor un lugar donde la pasión por Jesús arde en los corazones de sus miembros y se contagia a todas las personas que llegan para conocer al Señor.
Bernardo Gómez, nació en Bogotá, pero desde sus primero años visitó constantemente Montería, razón por la que se desarrolló en él un gran amor por esta ciudad. Desde sus 29 años le sirve al Señor. En los primeros años de su ministerio fue líder de enseñanza, primero, en un pequeño grupo en Londres, donde llevaba la palabra a latinos y colombianos en ese país y posteriormente en su regreso a Colombia y radicación en Montería, se inicia la obra en un pequeño grupo de estudio bíblico en su casa. En el año 2007 junto a su esposa Ana Milena, su familia y diez personas, iniciaron la iglesia “Manantial de Dios”.
Su pasión por compartir el evangelio del Señor, lo ha llevado a compartir las verdades de la restauración y transformación de las vidas de las personas a través del poder del Espíritu Santo. Su lenguaje sencillo, honesto y transparente le ha permitido compartir la Palabra del Señor de manera práctica y real, para exhortar con amor el pecado y edificar una generación que disfruta la libertad dada por Jesús para vivir una vida en santidad.
Sin duda alguna, su esposa Ana Milena, con quien contrajo matrimonio en el año 2003, es uno de los principales motores que impulsa esta gran labor, quien con amor y sabiduría, respalda y materializa la visión del pastor, dirigiendo y apoyando la formación de líderes y equipos de crecimiento. Ana Milena, tuvo un especial encuentro con el Señor, cuando al ver la vida desolada y triste de extranjeros latinos y colombianos en Inglaterra, rompió la indiferencia y le dijo al Señor "envíame a mí, yo quiero compartirles a estas personas de tu amor", e inició con esto el desarrollo de su llamado como conquistadora de almas para el Señor.
Bernardo y Ana Milena, viven en Montería y lo que más les hace feliz es ver vidas restauradas por el poder trasformador de Jesús.