Blog

Una reflexión fresca y distinta cada semana

Cara A Cara Con El Temor

Escrito por Manantial de Dios

Soy fanático de los leones, me llama demasiado la atención lo intimidantes que pueden llegar a ser. Pero hay algo que me sorprende un poco más, y es la estrategia que tienen al momento de cazar. Para tu sorpresa y la mía, no es el león el que busca el alimento, es la leona la que se encarga de esa tarea.

Ellas, como no tienen una melena abundante y reconocible, la ayuda a aproximarse a lo que sea que estén cazando, pasan desapercibidas, se esconden detrás de los arbustos, inmovibles como una estatua.

Los machos juegan un papel importante, aunque pequeño. Mientras las hembras atacan a su presa desde atrás, el rey de la selva se acerca por el frente y suelta un rugido tan atemorizante, que se puede escuchar a más de cinco millas (8km). Cuando los demás animales escuchan este sonido corren lo más lejos que pueden.

Lo que las presas no saben es que, a pesar de lo aterrador, quien produce ese sonido es más lo que ladra que lo que muerde. Así que salen corriendo atemorizados, directo a las garras de la verdadera amenaza: las leonas que se encuentran a su espera.

Parece en contra de la lógica, pero la opción correcta debió ser correr hacia el rugido, y enfrentar cara a cara al león.

Cuando huimos de las cosas que nos asustan, corremos hacia el peligro, no nos alejamos de él. Si no podemos enfrentar nuestros miedos, estos siempre estarán ahí, detrás de nosotros.

Es tiempo de que te levantes en fe, y seas capaz de enfrentar todos y cada uno de tus temores. ¡Dios está contigo, y si El está contigo eres más que vencedor!