Blog

Una reflexión fresca y distinta cada semana

Y Así Salvé Al Mundo

Escrito por Manantial de Dios

Una escena en la película de Iron Man muestra a Tony Stark dándole las gracias un doctor por el sacrificio que hizo para salvarlo. Tony iba a morir, pero ese Dr. estaba dispuesto a hacer lo que fuera necesario para que Tony viviera, aún si ello implicaba su propia muerte.

Me impactan demasiado las palabras que el Dr dice antes de morir: “aprovéchalo, no malgastes tu vida”.

Esta película me recuerda tanto el sacrificio que hizo Jesús por nosotros. Tu y yo no merecíamos ser salvados, pero Jesús en su inmenso amor, vino a la tierra y en una cruz murió para darnos salvación, y creo que cuando le agradecemos a Jesús por haberlo hecho él nos responde lo mismo que el Dr le respondió a Tony: “aprovéchalo, no malgastes tu vida”.

¿Estamos viviendo vidas dignas de ese sacrificio? ¿Estamos amando a las personas como Jesús nos ama? ¿Estamos perdonando cómo Él nos perdona? O ¿Estamos malgastando la vida con rencores y odio hacia las demás personas?

Una vida digna del sacrificio de Jesús es una vida que ama, perdona y sobre todo se esfuerza en ser como su salvador todos los días!