LA VIRTUD DE LA FE PDF Imprimir E-mail
Predicas On-Line

LA VIRTUD DE LA FE
SABADO, 1.MAYO.2010

La biblia nos define qué es la fe en Hebreos 11:1, “Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.” La fe es la virtud que me permite creer en Dios. De manera pragmática, la fe se define como creer. Fe es aceptar la palabra de otro, entendiéndola y confiando que es honesta y por lo tanto que su palabra es veraz.

 El motivo básico de toda fe es la autoridad(el derecho de ser creído) de aquel a quien se cree. Este reconocimiento de autoridad ocurre cuando se acepta que él o ella tienen conocimiento sobre lo que dice y posee integridad de manera que no engaña. Hebreo 11:6, “En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan”. Entonces que le estoy diciendo a Dios cuando tengo fe, le estoy diciendo creo en ti, creo que existes, creo que tienes autoridad y que tu palabra es integra, verdadera, que no engaña. Por eso la biblia nos dice que sin fe no se puede agradar a Dios, si no tengo fe le estoy diciendo tu palabra es mentira.

La fe no es una cosa tangible que se puede medir, pero nuestras actitudes demuestran nuestra fe. La biblia nos muestra que Jesús percibía las personas que tenían fe, esto le llamaba profundamente su atención. Mateo 9:27-29, “Al irse Jesús de allí, dos ciegos lo siguieron, gritándole: ¡Ten compasión de nosotros, Hijo de David!  Cuando entró en la casa, se le acercaron los ciegos, y él les preguntó: ¿Creen que puedo sanarlos? Sí, Señor —le respondieron.  Entonces  les tocó los ojos y les dijo: Se hará con ustedes conforme a su fe”.  Si queremos ver milagros debemos creer en ellos. Lo que hoy vivimos es conforme a nuestra fe, Jesús le dijo a estos ciegos, conforme a su fe será hecho. Mateo 21:21-22, “Les aseguro que si tienen fe y no dudan —les respondió Jesús—, no sólo harán lo que he hecho con la higuera, sino que podrán decirle a este monte: "¡Quítate de ahí y tírate al mar!, y así se hará. Si ustedes creen, recibirán todo lo que pidan en oración”.

¿Por qué vivimos vidas pobres, sin logros muchas veces? Porque no hemos creído completamente en la palabra de Dios, la duda sembrada por el enemigo nos lleva a ser como las olas del mar. En Marcos 16 el Señor Jesús nos dice lo siguiente: Marcos 16:17-18, “Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas; tomarán en sus manos serpientes; y cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno; pondrán las manos sobre los enfermos, y éstos recobrarán la salud”. Mire que en este pasaje Jesús no habla de los que le reciben, sino de aquellos que le creen podrán hacer milagros, señales grandes y prodigiosas.

La palabra nos muestra que Jesús no pudo hacer milagros en su propia tierra, en Nazaret, porque en esa ciudad no lo admiraban.  La fe implica admiración y en esta ciudad Jesús fue rechazado a tal punto que él quedó asombrado (Marcos 6:1-6, “Salió Jesús de allí y fue a su tierra, en compañía de sus discípulos.  Cuando llegó el sábado, comenzó a enseñar en la sinagoga. ¿De dónde sacó éste tales cosas? —decían maravillados muchos de los que le oían—. ¿Qué sabiduría es ésta que se le ha dado? ¿Cómo se explican estos milagros que vienen de sus manos? ¿No es acaso el carpintero, el hijo de María y hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están sus hermanas aquí con nosotros?  Y se escandalizaban a causa de él. Por tanto, Jesús les dijo: En todas partes se honra a un profeta, menos en su tierra, entre sus familiares y en su propia casa. En efecto, no pudo hacer allí ningún milagro, excepto sanar a unos pocos enfermos al imponerles las manos. Y él se quedó asombrado por la incredulidad de ellos.”)

Eso mismo nos pasa hoy, sabe cuando suceden los milagros en nuestra vida, cuando reconocemos a Dios como Dios, a Jesús como su hijo y le admiramos y eso ocurre mientras adoramos. La verdadera adoración es señal de admiración y reconocimiento de la autoridad de Dios.

Otro ejemplo de incredulidad se refiere al famoso caso de Pedro cuando caminó sobre las aguas. Mateo 14:31, “En seguida Jesús le tendió la mano y, sujetándolo, lo reprendió: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?” Su poca fe se manifestó en lo que sintió, Jesús percibió su duda y notó sus palabras de incredulidad.

Veamos ahora un ejemplo de los muchos que nos muestra la palabra sobre personas que creyeron en Jesús y que tuvieron fe. Vamos a Marcos 5:25-29, “Había entre la gente una mujer que hacía doce años padecía de hemorragias.  Había sufrido mucho a manos de varios médicos, y se había gastado todo lo que tenía sin que le hubiera servido de nada, pues en vez de mejorar, iba de mal en peor.  Cuando oyó hablar de Jesús, se le acercó por detrás entre la gente y le tocó el manto.  Pensaba: «Si logro tocar siquiera su ropa, quedaré sana.»  Al instante cesó su hemorragia, y se dio cuenta de que su cuerpo había quedado libre de esa aflicción”.

Lo que hizo esta mujer fue arriesgarse a ser apedreada, en ese momento era prohibido que una mujer enferma tocara un hombre, pero ella aún sabiendo que podía vivir este ajusticiamiento tuvo fe en que el único que le podría ofrecer su sanidad era Jesús. Este pasaje que acabamos de ver es interesante pues nos permite entender los principios para desatar la fe. Veamos cuáles son esos principios:

  1. (v27) Oir: Dice la palabra que cuando oyó hablar de Jesús. Esta mujer prestó mucha atención a lo que escuchaba, no le prestaba atención a lo malo que decía la gente de Jesús. ¿Qué estás escuchando tú? Te dicen que en la iglesia son fanáticos, que se roban la plata, que eso es para locos, que eso se deja para las mujeres, que un hombre no está para eso? El mundo habla en contra de la iglesia Romanos 10:17, “Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo”
  2. Visualizar: Esta mujer del flujo de sangre creo se imaginó cómo sería sana cuando tocará a Jesús, esto quiere decir que ella vio en la dimensión espiritual su sanidad antes de realizarse en lo natural. La imaginación es un don de Dios, que desafortunadamente Satanás usa para atacar al cristiano (Job 3:25, “Lo que más temía, me sobrevino; lo que más me asustaba, me sucedió) A Job le sobrevino lo que visualizó, se llenó de temor. Así nos puede pasar a nosotros, si somos celosos y creemos todo el tiempo que nuestra pareja es infiel, el enemigo hará todo lo posible para que suceda. Jesús nos dice “todo se hará conforme a tu fe” Romanos 4:17, “Te he confirmado como padre de muchas naciones.» Así que Abraham creyó en el Dios que da vida a los muertos y que llama las cosas que no son como si ya existieran.”
  3. Confesar: Marcos 5:28, “Porque decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva”. Por qué es importante confesar, porque mis oídos lo oyen y así mis ojos pueden empezar a verlo y así mi mente me llevará a confesarlo y podré oírlo y se repite el ciclo. Ella no se quedó esperando el milagro, buscó el milagro, aguantó humillación, empujones, pero tocó a Jesús.

Para terminar quiero compartir cuáles son los beneficios de vivir una vida en fe:

  1. La fe nos lleva al milagro de la salvación (Hebreos 11:31, “Por la fe la prostituta Rajab no murió junto con los desobedientes, pues había recibido en paz a los espías”)
  2. La fe puede darnos la victoria espiritual sobre nuestros enemigos espirituales (Hebreos 11:32-34, “¿Qué más voy a decir? Me faltaría tiempo para hablar de Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, Samuel y los profetas, los cuales por la fe conquistaron reinos, hicieron justicia y alcanzaron lo prometido; cerraron bocas de leones, apagaron la furia de las llamas y escaparon del filo de la espada; sacaron fuerzas de flaqueza; se mostraron valientes en la guerra y pusieron en fuga a ejércitos extranjeros”)
  3. La fe hace grandes conquistas.
  4. La fe nos capacita contra el dolor y el sufrimiento (Hebreos 11:36-37, “Otros sufrieron la prueba de burlas y azotes, e incluso de cadenas y cárceles. Fueron apedreados, aserrados por la mitad, asesinados a filo de espada. Anduvieron fugitivos de aquí para allá, cubiertos de pieles de oveja y de cabra, pasando necesidades, afligidos y maltratados”)

Nuestro propósito debe ser cultivar una vida fundamentada en la fe que nos lleve a la conquista de lo que anhelamos en el Señor.

 

Redes Sociales

facebook Canal de youtube Instagram Twetter